26 de noviembre de 2014

Bola Elmer. Hecho en familia con mucho love

Cada año, la empresa en la trabaja mi madre organiza algún concurso de cara a la Navidad. Los regalos son suculentos: Para el ganador un viaje a Disneyland Paris para cuatro personas, tres días en media pensión de primer premio y para otros tres, estancias rurales de un fin de semana para cuatro personas. Nada mal ¿verdad?

Con esa tendencia a pensar que es imposible, que eso está dado de antemano, que son un porrón de empleados y que mi madre no echa mucha cuenta de esas cosas nunca habíamos participado. Este año sin embargo pidió el material para hacerlo. 

"Este año decora la navidad con tu ilusión" ponía el paquete. ¡¡Un DIY!!. Dentro un par de bolas de porexpan, sus lazos y ganchitos y las instrucciones para participar. Teníamos que decorar las bolas en familia. Nos orientaban con algunos ejemplos, instándonos a echar mano de nuestra creatividad para decorarlas.
Una de las dos debíamos devolverla para entrar en el concurso, la otra sería para disfrutarla en nuestro árbol. Molaba la propuesta, la verdad, aunque sólo fuera por el rato haciéndola juntos y por la ilusión de poder remotamente ganar el concurso. 

Allí nos pusimos mano a la obra todos en casa. Una bola navideña al más puro estilo Elmer, que desde que nos acompaña en la cama en forma de cojín estamos imbuidos de su espíritu.

Aquí os la enseño, por si queréis pasar un rato en familia decorando vuestra bola con mucho love.

Trocitos de goma eva clavados en la bola de porexpan con alfileres. Colocados sin orden ni concierto. Más fácil imposible.

Hoy, precisamente hoy, que mi madre no ha ido a trabajar, publican los ganadores. No tenemos ninguna esperanza en realidad. Las 200 mejores entraban en un sorteo, así que es muy improbable que tengamos suerte, pero ¿os imagináis que mañana nos enteremos que hemos ganado?

Sigamos soñando un día más. La ilusión es lo último que se pierde.

24 de noviembre de 2014

Más tiempo seguiría siendo insuficiente

¿Conoces esa sensación de empezar el lunes más cansada y estresada que terminaste el viernes? Esa sensación de ir a trancas y barrancas todo el día, todos los días, intentando ir apagando fuegos, pensando: bueno, el próximo fin de semana me pongo al día, bueno, la semana que viene será distinta, tendrá más tiempo. 

La agenda del fin de semana que viene ya está completa, y la del otro también. Entre semana la cosa no mejora entre quehaceres diarios y extraordinarios. 

No me quejo, ojo. Sólo es que me gustaría tener más tiempo. Más tiempo para hacer más cosas, todo lo que dejo por hacer. Esas cosas que no son necesarias pero que me gustan, que me llenan, que me hacen sentir bien y que termino haciendo arañando tiempo aquí y allí a lo que verdaderamente se importantes. Pero ¿que le voy a hacer? Lo necesito, si no, no soy feliz y se trata de eso, de intentar encontrar el equilibrio para serlo, aunque sea a costa de vivir intentado llegar a todo y a nada, paradójicamente restando así puntos a esa felicidad buscada y casi plenamente encontrada, todo hay que decirlo.

Así que no, no me quejo. Lo mismo de aquí a dos semanas tendré más tiempo, aunque auguro que no será así y la verdad, tampoco es tan importante mientras pueda seguir viviendo más o menos en esta felicidad equilibrada. Al fin y al cabo, me siento afortunada.

Imagen Mariví Fuentes

21 de noviembre de 2014

Hoy leemos Blobló

Blobló de Kalandraka, libros para soñar. Efectivamente este es un libro para soñar y de sueños habla. Del sueño de un niño a través de su mono de peluche blobló. 

Es un sueño de invierno. Comenzamos en la cama, al abrigo de las mantas, bien calentitos. Cuesta trabajo despertarse y es ahí, en ese estado de duermela donde se suceden los mejores sueños, donde el pequeño mono Blobló toma vida, se calza las zapatillas rojas de su amigo y sale de casa para emprender una aventura.

Así caminaba Blobló, sin importarle que el camino fuera pedregoso o que estuviera lleno de hojarasca. Salió del pueblo y se adentró en el bosque silencioso. Monte arriba se cruzó con ovejas y caballos. En el bosque terminó el camino y allí una haya centenaria llamó a su corazoncito. Abrazado por sus sus raíces, bajo una manta de hojas se quedó dormido y soñó con una dama vestida de blanco que llenaba de blanco todo lo que tocaba...

Me ha parecido mágico esta historia. Su delicadeza, su forma de transmitir sensaciones, de hacernos meter en el sueño y soñar de la mamo de Blobló...el silencio del bosque, la soledad de la montaña, la caricia de las hojas del haya, la nieve...un sueño de nieve.

No hay nada más apetecible con el frío que quedarse calentitos en la cama, saboreando historias. Por esas conexiones invierno-frio, se me vinieron a la mente otros "Libros de invierno", como:
Frederick
Ovejita dame lana
Sueños de nieve
Pomelo es elefantástico

En ese mismo sentido, Las Bibliotecas públicas nos recomiendan un montón de buenas Lecturas bajo la manta.

Así que aunque el invierno aún no haya llegado, este fin de semana, mantita, chocolate caliente y libros...a disfrutar



19 de noviembre de 2014

Cojín Elmer by Ikea & me

Gracias Ikea me lo has puesto en bandeja. ¿Qué puedes hacer con una funda cuadrada de almohada que no necesitas y que está llena de cuadrados de colores? Es obvio, la funda nórdica nueva del pollito es tan Elmer que no hay ni qué pensarlo. Sale sólo, cae por su propio peso, un cojín Elmer.

Me pasa con estas cosas que pienso que hacer un cojín es algo tan básico que no necesita explicación. Este es el caso ¿Quién no va a saber cómo hacer un cojín Elmer? Pues lo mismo alguien que no haya tenido a una abuela, una madre, una tía que cosiera. Alguien que comprara la máquina de coser porque estaba de moda pero que nunca la ha estrenado, alguien tan joven que es la primera vez que le va a meter mano a un trozo de tela, quizás tu misma, tu mismo. ¡Yo que se!

Así que vamos a hacer como si fuera difícil y vamos a explicarlo paso a paso (más o menos).

One...sacar la silueta de Elmer. Hay montones de dibujos en google, con la trompa para arriba, para abajo, con cuatro patas. Yo opté por usar este eliminado las patas traseras. 
Due...escalar la silueta al tamaño del cojín. Puedes llevarlo a la imprenta o puedes, como yo, usar el dibujo pequeño como modelo para dibujarlo a lo grande. 
Trois...Volver el cojín y marcar la silueta con jaboncillo sobre el reverso de la tela. Esto de la mano alzada tiene que rectificas mil veces, así que para no liarme me gusta repasar el dibujo final con rotulador ¡sacrilegio!
Cuatro...Echar el pespunte a la máquina por la marca de rotulador, más o menos ;). Recuerda deja sin coser una parte para rellenar el cojín.
Mi pequeño ayudante

Five...Cortar dejando aproximadamente medio centímetro alrededor del pespunte. Ya va cogiendo forma

Six...Coser con un pespunte en zigzag todo el perímetro (menos lo que dejaste sin coser para rellenar, claro está)

Sette...Darle la vuelta sobre si misma a la tela. Para que las esquinas queden bien rectas ayúdate usando un boli ¡sin tinta!
Eight...Cose el ojo. Puedes hacerlo como con pintura de tela como expliqué en el tutorial Camisetas únicas by tu peque.

Nueve...Rellena con trocitos de goma espuma. Puedes encontrar relleno en las tiendas de telas y tapicerías u optar por la vía rápida y sencilla, comprar un cojín cualquiera en el chino de la esquina y usar su relleno para tu cojín. Balato, balato (Ando muy influenciada por la lectura de El Pirata Garrapata, así que peldón).
Dix...Une las telas del hueco por el que has rellenado en cojín con alfileres y después cose a mano o a máquina. A mi ya, con el cojín bien gordo, me resulta más cómodo hacerlo a mano. 

A voila, aquí está nuestro cojín Elmer, el primer trabajo de costura en el que ha intervenido el pollito, al que ha debido gustarle la experiencia porque ha pedido para reyes una máquina de coser ;)


Espero que os haya gustado. Si tenéis alguna duda ya sabéis por donde ando, a vuestra disposición. 

17 de noviembre de 2014

El primer Te Quiero

De sopetón nos metimos de lleno en el "amor"

A los pocos meses de entrar en el cole ya tenía un sentimiento hacia una niña, C, su C, su mejor amiga en realidad. Pero había algo más, o eso decían ambos. Era un Amor correspondido. Los dos tan parecidos. Decían que eran novios.
El siguiente curso (4 años) empezaron los "escarceos amorosos": un beso con An en el baño, el tonteo persecutorio del trío (Al, Ar, y So) y las miradas de S. Ella, S, que hasta ahora había sido sólo una amiga más era ahora una posible candidata que le iba restado puntos a C. 

C, con su fuerte personalidad que pasaba totalmente de jugar a los papás, tan fuerte como él, que no necesitaba su ayuda. S, tan dulce y cariñosa siempre, tan dispuesta a dejarlo ser su héroe. Ahí estaba él, entre dos aguas. 

A todos nos gusta sentirnos admirados. A él le gusta oír lo fuerte que es, lo guapos que es, sentirse mimado y dejarse mimar. Todo eso se lo daba S. 

No puede ser más divertido observar estas minirelaciones. Son tan auténticas, tan puras, tan naturales. 

El día que S vino a comer a casa, en la sobremesa se pusieron a ver la tele. En cerocomados, teníamos a S con la cabeza a poyada en el regazo del pollito, él, con su mano apoyada diligentemente sobre su brazo. Purito amor.

Es su amiga, tienen confianza, pero cuando el pollito la ve, no puede evitar sentir vergüencina a la hora de despedirse con un beso. Un rápido y torpe empellón suele ser la despedida.

Le dice S a su madre, que cuando el pollito le da un beso, con esa piel tan suave le entra una cosa así...porque David es tan guapo y tan fuerte...
¿No es bonito eso? 

Todo ese maremagnum de sentimientos culminó una noche en un picnic nocturno, allí sentados a mi lado en una manta, mientras S se arrimaba a él mirándolo con ojos acaramelados le soltó: Te quiero, te quiero. Él se dejaba querer como sin darle importancia, pero por sus gestos por su postura, estaba más gordo que un pavo. 

Yo no podía dejar de sonreír y de maravillarme de las relaciones humanas, de cómo las emociones y los sentimientos están ahí, de cómo también los peques practican, a su forma esto de las relaciones de pareja. 

Días después, pasando C el día con nosotros en casa, pude oir también cómo uno a otro se decían: Te quiero mucho. Me parece tan bonito que expresen sus sentimientos de esa forma tan clara. Con ella allí delante me decía mi niño que no sabía con cual de las dos se casaría porque las quería a las dos y las dos lo querían a él. ¡Ay cariño!¡Cuanta vida te queda por delante! ¡Cuantas C y S se cruzarán en tu camino! No corras tanto mi amor.

Los días pasaron y esa etapa de amoríos infantiles pasó con ellos. Imagino que los sentimientos se fueron aclarando y todo quedó en una bonita amistad. Por mi parte he disfrutado escuchándolo hablar de ellas, observando la evolución de sus sentimientos y de su relación. Una pequeña antesala de lo que será cuando llegue el momento. Que se pare el tiempo.

14 de noviembre de 2014

Hoy leemos Miamor

Lo se, recurrentemente aparece por aquí algún libro de Babette Cole (Los animales me aterrorizan y Estirar la pata), pero me pasa con ella como con los de la editorial Kalandraka, raro es que no me gusten. 
Hoy toca el turno de Miamor editado por Laberinto, un libro tierno donde los haya. No penséis que está mal escrito el título, es que Miamor se llama su protagonista, un perro, mascota de una pareja hasta que llega un bebé a la familia. Seguro que podéis imaginar qué pasa entonces :(

Pues esta es la versión del amor de Miamor, el que siente hacia ese bebé y su forma de demostrarlo, las reacciones de los papás, sin entender que todo lo hace movido por ese sentimiento. 
Da mucho sentimiento observar cómo ha cambiado la posición de Miamor en la familia y como es inútil todo lo que hace para que le presten un poco de atención, hasta que...
Ese es el grueso de la historia, pero hay mucho más detrás de unas pocas líneas, os invito a descubrirlo.

Os hago una propuesta: antes de leérselo a vuestros peques mirad las ilustraciones y os vayan diciendo qué creen que pasa en cada momento. Estoy segura que identificarán que siente cada uno de los personajes en cada momento.

12 de noviembre de 2014

Miércoles Mudo. #Hoyleemos

Cartel=Escribir+imprimir+recortar+pegar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...