24 de junio de 2011

Declaración de intenciones: lactancia materna

Si te dijeran que han sacado una nueva fórmula que aumenta las defensas de tu bebé, ¿se la darías?
Si te dijeran que podemos ofrecerte alimento gratis para los primeros seis meses de tu bebé, ¿nos creerías?
Si te dijeran que una empresa ha patentado un envase que mantiene la comida de tu bebé lista las 24 horas conservando todas sus propiedades, ¿lo comprarías?...
Esa fórmula existe
Ese alimento existe
Esa empresa existe
La leche materna es el mejor alimento para tu bebé. 
Se adapta a todas sus necesidades aumentando su sistema inmunológico y además es gratis.
Nada como mamá, nada como mamar.

(Transquipción del vídeo Nada como mamá, nada como mamar.)

Poco más hay que añadir, hasta en los envases y anuncios de la leche de fórmula lo dice bien clarito: la leche materna es el mejor alimento para los bebés. 

Antes del embarazo lógicamente ni me planteaba eso de la lactancia. Durante el embarazo, después de lecturas, charlas con otras madres, reuniones de preparación al parto...elegí mi opción. Si podía, mi hijo tomaría el pecho unos meses, el tiempo que pudiera.

Cuando por primera vez y el solito se enganchó a la teta me pareció un poquito curioso, sí curioso, porque por más que me lo explicaran no veía yo que eso del instinto hiciera a un bebé tan chico buscar la comida. Graso error por mi parte, porque al fin y al cabo no dejamos de ser animales y para más inri, mamíferos.
Las primeras horas parecía que eso de la lactancia no iba a ser pan comido, el niño mamaba cada tres o cuatro horas así que todo controlado. Jaja, ilusa de mi.
Después vinieron los días de angustia de tener al niño horas enganchado al pecho, llorando cada rato, sin saber qué c... le pasaba. Lo típico: será que no se coge bien al pecho, será que no tienes leche, será que le tendrás que poner una ayuda. Los miles de consejos dados con la mejor intención del mundo pero que en vez de ayudarte te hunden más y más.
Para colmo el niño no ponía peso, es más perdió y no lo recuperaba, por lo que en cada revisión lo mismo: tienes que ponerle una ayuda. Yo que no quería porque tenía miedo de que me dejara el pecho y cuando, con pena de mi corazón lo intentábamos el niño que no quería y cuando tomaba algo la vomitaba, lo que nos creaba aún más angustia
Al final, después de muchas presiones por parte de las abuelas acudimos a un pediatra de esos antiguos que curan a todos los niños. Su prescripción: Nada de teta por un tiempo (porque mi leche no lo estaba alimentando) sino una leche medicamentosa que costaba un ojo de la cara y encima estaba horriblemente mala, ahhh y un jarabe para abrirle el apetito.
Todo eso fue cuestión de un mes...uno de los más largos y peores de mi vida.
El segundo mes se sucedió de la siguiente forma: Cada tres horas yo me sacaba la leche para guardarla para cuando pudiera dársela y para que mi cuerpo siguiera produciendo leche. Como 20 minutos en cada pecho para sacar quizás 20ml en total. 
En medio de esas tres horas: prepara el biberón, dáselo, ponlo para que eche el flatito, cámbialo, duérmelo...y otra vez al sacaleches.
Otro mes largísimo y horrible porque además me pasaba el día llorando porque no podía darle el pecho y además porque casi nadie entendiera que para mi era tan importante dárselo.
Y para colmo, rara era la toma que no vomitara un gran caño de leche.
En el tercer mes el niño ya estaba bien de peso y el pediatra nos dejó que le fuéramos dando en cada toma su biberón y si quería más un bibi con la leche que yo me seguía sacando. Decía que como mi leche no le engordaba, si se tomaba la mías primero y después no quería la otra iba a volver a perder peso.
Un día se me planteó la duda de si el niño seguiría siendo capaz de mamar y si querría hacerlo. Lo puse en mi hombro, me destapé el pecho y esperé a ver qué hacía. Creedme, fue maravilloso ver cómo poquito a poco fue bajando hasta encontrar el pezón y comenzar a succionar.
Y empecé a pasar un poquito del pediatra y comencé a darle el pecho y después un bibi todo lo grande que el quería en todas las tomas. Y nos fuimos a la playa y todo cambió. No sé si porque estábamos más relajados o porqué, lo cierto es que en muchas tomas después del pecho no quería bibi o si tomaba algo era muy poquito y de ahí a tomar sólo un biberón entre teta y teta antes de dormir por la noche.
Con seis meses comenzamos con la alimentación complementaria como todo hijo de vecino.
Ahora, para el que no lo sepa tiene dos años y un mes y se toma el pecho cada vez que le da la realísima gana, claro si yo estoy con el, se entiende.

Esa es nuestra historia.

Después de lo que yo he pasado, que no me venga nadie diciendo que no da el pecho porque no puede, porque no tiene leche, porque el niño se quedaba con hambre...En condiciones normales, quien quiere, puede. Pero nadie dice que sea fácil. Como muchas de las cosas buenas en esta vida conlleva un esfuerzo por nuestra parte y por supuesto que todo es más fácil si contamos con apoyo. Yo si no hubiera sido por el de mi marido probablemente no hubiera podido. Me aguantó llorar y llorar porque no podía dar el pecho, se encargo de todo en la casa para que yo tuviera todo el tiempo del mundo para estar con el niño, me alentaba siempre, por eso le estaré eternamente agradecida.

Eso sí. Esa fue y es nuestra opción. Yo no critico a quien no quiera esforzarse por dar el pecho a sus hijos. Que cada críe a sus hijos como mejor le parezca. Pero lo mismo que yo respeto a los demás me gustaría que hicieran lo mismo conmigo. Ya estoy un poquito harta de los comentarios de siempre: no le des el pecho que ya no le alimenta, es como agua (ahhh, pero sí tengo que darle agua y si es mineral mejor, no?), tan grande y con la teta, eso es vicio, ya la tiene para dormir, es su chupe (que con un año use chupe para dormir no es malo, pero la teta...), ya es hora de que coma más cosas, no sólo teta (no, pero si como de todo, además de teta), ¿no toma leche? de vaca, se entiende (¿cómo va a estar más adaptada la leche de otro animal que la de su propia especie?).
Menos mal que cuando el está mamando y nos dicen esas cosas el se ríe con la teta en la boca, y les dice algo como "tetita buena" y los mira como diciendo: si, si, vosotros hablad, que a mi mamá y a mi por uno nos entra y por otro nos sale. Lo que corrobora que esta es nuestra opción.

Me sigue pareciendo maravilloso y sigo disfrutando muchísimo cada vez que el me dice: mamá, quiero tetita. Sé que para el no sólo es alimento, también es protección, cariño, unión. ¡Qué buenas siestas nos echamos el, la tetita y yo!

¿Que cuando lo voy a destetar? Pues está claro, nunca. Será él quien decida cuando ya no quiere mamar más. Mientras que el quiera seguirá y yo encantada.

En fin, que por eso soy lactivista

Qué ¿Qué es el lactivismo?


El lactivismo es la defensa del derecho del bebé/niño a ser amamantado y de la madre a amamantar, a demanda, en cualquier lugar, sin miradas ni comentarios de desaprobación y hasta que el niño lo desee.


HASTA QUE EL NIÑO Y SU MADRE QUIERAN
(Que no le hacen daño a nadie)



9 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu lactancia tan prolongada. Después de una experiencia frustrada con mi primera hija, que me llenó de culpabilidad y ansiedad, al nacer mi segundo hijo decidí que no haría caso a nadie, ni madre, ni pediatra,ni suegra, ni amigas ni marido, porque después de mucho leer, sabía que excepto casos muy raros TODAS podemos dar el pecho.
    Y fue le mejor decisión que pude tomar: hasta los 8 meses mi hijo se alimentó exclusivamente de mi leche, alargué la lactancia hasta los 2 años y 9 meses, y fue una experiencia preciosa e inolvidable.

    Maribel

    ResponderEliminar
  2. A mi esto de amamantar me sigue pareciendo maravilloso y tu encima tienes la posibilidad de comparar las distintas experiencias con tus dos hijos, ¿verdad que vale la pena?

    ResponderEliminar
  3. Sé que es un poco viejo el post pero me encantó! Mi historia es algo similar (por lo duro al inicio de la lactancia) y me sentí identificada!

    P.D.: Te he venido leyendo pero ahora me atrevo y tengo tiempo de comentar ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde si la dicha es buena, mamidesimón.
      Fue duro el comienzo, pero mira tú, quién nos lo iba a decir, aquí seguimos con mas de tres añitos. Nuestra lactancia sigue siendo maravillosa, mucho más que al principio, más cada día.
      Un beso

      Eliminar
  4. Pues mi comentario más tardío aún!!
    Yo también tuve muchos problemas con la lactancia, no me subió la leche hasta la semana de dar a luz y mi hija en el hospital ya tomó fórmula, yo la ponía al pecho constantemente y estaba cada 3 horas con el sacaleches.
    Cuando tuve leche no quería mi pezón, así que estuvimos usando pezoneras durante unas semanas.
    Estuvimos con lactancia mixta durante 2 meses hasta que establecimos una lactacia materna satisfactoria.
    Tanto que con 3 meses un día dijo que ya no quería biberón ni chupeta, solo pezón y hoy con 10 meses, continuamos con una lactancia maravillosa. Esta esperando que llegue de trabajar para mamar.
    Tengo claro que si yo decidí luchar 100% por mi lactancia, y fué muy duro, como tu dices, muchas lágrimas y mucho sentimiento de culpa, ¿Por qué mi cuerpo no era capaz de alimentar a mi hija?, ahora... no voy a ser yo quien le quite el pecho. Yo decidí darselo ¿como se lo voy a quitar ahora?, mi hija decidirá cuando dejarlo. Es algo que a nadie le interesa, solo a ella y a mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues enhorabuena por vuestra lactancia. Nadie nos dijo que fuera a veces tan difícil pero vale la pena luchar por ella, verdad?
      Espero que la disfrutéis por mucho tiempo.
      Nosotros ya llevamos haciéndolo más de tres años y cada vez es más hermoso.
      Un beso

      Eliminar
  5. Vaya tela! Ni me imagino lo que tuviste que llorar, madre mía! Varios MESES! Te hago la ola, Gallina.

    Aunque el Pollito también tuvo mérito soltando el bibi y trincando teta. Supongo que David piensa igual que yo: la teta habrá que trabajársela pero "huele a bicho" (a "su" bicho que es su madre...¿por qué la gente se olvida de que, a fin de cuentas, somos animales?).

    Nuevamente, mil reverencias Gallina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, que se creen que por usar móvil e ir en coche somos algo mas que animales. Pobres de ellos que lo olvidan. Reverencias a todas las personas que luchan por lo que quiren, nosotros lo hicimos y ya ves, no podemos estar más contentos de ello.
      Besos Solomillito

      Eliminar
  6. Me encanta como cuentas tu experiencia con la tetita. Me he identificado contigo totalmente, en otras condiciones pero con un mismo final, tetita for ever!! Yo también oía a mi alrededor cosas parecidas a: no es muy grande para seguir con la teta??? Es su chupe??? Porque te machacas tanto con el tema??? ........... Machacarme???? Perdona???? Era la ilusión de mi vida y luché con todas mis fuerzas (aunque no tuviera muchas en ese momento) y hasta que no lo conseguí, no paré. Por eso animo a todas a hacerlo y respeto a la que no lo quiera hacer, pero que tambien me respeten a mi cuando mi hija tiene 3 años y me sigue pidiendo tetita.
    Qué me gusta leerte!!!
    Mil besitos!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...