Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 de septiembre de 2011

Hoy leemos Un amor tan grande. Un libro-excusa

Mi peque es supercariñoso con todo el mundo. Basta que le digan: Dame un beso.
Y el muy gustoso le planta un beso y un abrazo a quien sea.

A todos menos a mi.

Cuando le digo que me de un beso me dice que no y que no. Yo creo que lo hace como un juego, pero también digo que como yo soy tan poco cariñosa con mi madre...pues siembra vientos que recogerás tempestades.

Hace unos días ha inventado un juego que es el de los besos de ratón y los de elefante. Si le digo que me de un beso (y tengo suerte) roza sus labios con mi mejilla de forma casi imperceptible. Yo le digo que eso son besos de ratón (el se muere de la risa) y que yo los que quiero son los de elefante. Entonces me da un beso fuerte fuerte y nos reímos los dos.

Ahora que hemos vuelto a la rutina de las separaciones para venir a la tienda (que por cierto llevo regular), lo mejor del día es cuando nos encontramos por la tarde y me da un montón de besos y de abrazos de elefante gigante.

El otro momentillo de abrazos y besos es antes de dormir cuando le tengo que leer algo así como cinco cuentos...a ver: A qué sabe la luna, Las diez gallinas, La cebra Camila, Buenas noches, Un amor tan grande.

Y es este último libro (Un amor tan grande) el que obra el milagrillo. 

Ya os comenté en un post anterior la buena pinta que tenían los trabajos de Raquel Díaz Reguera, la autora de este libro así que no tardé en comprar algo suyo y desde luego no nos ha defraudado en absoluto.

Es un libro muy sencillo en cuanto a texto en el que se comparan las cosas más grandes del mundo con el amor de una mamá, pero, por supuesto siempre gana. 

Parece que para David es la excusa perfecta para abrazarme, porque todo es empezar y ya está preparado para hacerlo y así durante toda la lectura.

Así que me parece una buena forma de  fomentar que los niños nos demuestren sus sentimientos.

A David le encanta y a mi más, por ser esa excusa perfecta para sentir sus bracillos fuerte, fuerte alrededor de mi cuello.

Así que ya sabéis, si tenéis peques "poco cariñosos" con vosotros y queréis intentar el milagrillo sólo tenéis que haceros con un ejemplar de este "sencillo" pero precioso libro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario