Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14 de septiembre de 2012

¿Quién eres tú y qué has hecho con mi hijo?...

...pero que no me lo devuelvan.

Me decían que cuando David comenzara el cole iba a notar un gran cambio, pero no imaginé que fuera dos días antes de empezarlo.

Source: n8w.com via Deborah on Pinterest

Hace unas semanas atrás no hubiera creído como estamos ahora. Entonces la frase que más repetía a lo largo del día era ¿tienes ganas de pegar?. En esos días y sin saber porqué volvió el tema agresivo total. Se pasaba el día pegándome, contestando, portandose mal. Llegué a tener verdaderos momentos de agobios porque de nuevo no sabía cómo enfrentarme a esta situación. Volvimos a dejar que el pez mordiera su cola: El se ponía agresivo, yo me enfadaba, aumentaba su agresividad, yo me desbordaba más, el se ponía más nervioso, yo me ponía agresiva (sin pegarle)...la situación se asemejaba a un tornado devorándolo todo a su paso, engullendo todo lo que encontraba, haciéndolo ascender para escupirlo a la primera de cambio. Una etapa parecida a cuando perdí los papeles de tal forma que le pegué el cachete en el culo. Y que viéndolo ahora había pasado solo un mes y me parecía que fue en otra década.


Entonces mi mente volvió a hacer click. Eso no nos llevaba a ninguna parte, nada más que a la destrucción. 

En una de las ocasiones de agresividad le pregunté bajando a su altura y mirándole a los ojos 

¿Tienes ganas de pegarme? Se calmó de repente

Sí mamá. 

¿Porqué David?
Porque estoy nervioso.
Pues cuando te entren ganas de pegar me das un abrazo y un beso muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte.

Así lo hizo. Un abrazo de esos de arrancarme la cabeza, como el dice y de esa forma, a través de ese abrazo, pudo, pudimos echar fuera toda nuestra energía y convertir toda nuestra agresividad en amor. Es increíble que sea algo tan sencillo y que funcione tan sumamente bien. Ambos nos sentimos bien de inmediato. Así que durante unos días, o tal vez semanas o al menos eso me parecieron a mi, esa era mi frase.


¿Tienes ganas de pegar? Pues ya sabes lo que tienes que hacer. Un abrazo y un beso muy fuerte

Lo convertimos en un ritual. Mamá, tengo ganas de pegar...y te voy a dar una abrazo y un beso así de fuerte (abrazo) y otro más fuerte (abrazo) y un beso así de grande (beso con abrazo)

Además de esto, era un portarse mal en general. Desobedecer en todo, no comer nada sino pasarse toda las comidas saltando en el sofá, tirar cosas al suelo o contra nosotros... y no sabía como íbamos a llevar con gente nueva en casa. Miedo me daba y me lo imaginaba de lo más desolador.

Pero de repente y coincidiendo con la llegada de esas personas, el sábado 8 era otro niño. Era como dice el título ¿quién eres tu y qué has hecho con mi hijo? Pero mejor no preguntar porque este hijo era mucho mejor.

Cero agresividad. De nuevo, encantador, comunicativo, simpático, "obediente" (tampoco es que tenga que obedecer mucho porque en general lo dejamos hacer), educado...coño, ¡hasta comiendo sentado! (que eso casi no lo ha hecho en sus tres años) y además un montón. O_O así nos tiene a todos. 
Para colmo, se pasa el día diciendo: Mamá, te quiero mucho. Papíto, te quiero mucho. Y se nos cae la baba. Tanto, tanto lo dice que a veces (yo que sigo diciendo que soy rarita) hasta me parece pesado.


De la incorporación al cole ya hablé. Estos primeros días están yendo maravillosamente bien. Sigue con su cantinela de Mamá yo no quiero ir al cole, me quiero quedar contigo (que me la tengo más que sabida porque no ha dejado de repetirla en sus dos años de guardería). Y sigue llorando al dejarlo, o eso dice él lo hará ya en la clase, que llora un poquito porque mamá y papá no están, pero que no pasa nada. Al recogerlo, está contentísimo, nos cuenta emocionado todo lo que ha hecho, con quien ha hablado (una niña rubia hay por ahí), que se lo ha comido todo, que fulanito se ha caído, que ha practicado, que ha pintado, que ha puesto pegatinas, que ha escrito un poema de Pinocho y dibujado un animal salvaje, que ha corrido  por el patio, que, que...¡que no sabía yo que daba tiempo de tanto!. Tiene claro que al día siguiente va a volver a llorar otro poquito, pero que no pasa nada. Y oye, no me disgusta a mi que me quiera tanto que eche esas lagrimitas por separanos porque después se que se lo pasa muy bien y esas horas separados nos sientan bien a los dos. Nos permiten desincoxicarnos, respirar aire fresco y encontrarnos con más ganas.

Se despierta sin problemas por la mañana, desayunamos viendo los dibujitos, lo visto, a la hora de irse quita su tele, se pone su mochila con la cantinela del no querer ir, se pone su cartelito con el nombre y pal cole. Recogida, almuerzo superbien, siesta (que un día hasta me pidió irse a la cama con la tetita!!!), merienda una tiempo de placita, de amigos, de juegos, ducha, cena, varios y a la cama. Por supuesto con nosotros, un cuento, la teta...una hora para dormirlo pero todo llega.

Nos están sentando bien las nuevas rutinas, pero me mata este horario. La tarde no da para nada y eso me fastidia ¡con la cantidad de cosas que queremos hacer!. Supongo que tendremos que reducir la siesta, porque tres horas quizás sea demasiado (jajajjaaja) pero se despierta tan temprano y la duerme tan a gustito...

36 comentarios:

  1. Como me recuerda a Daniel con lo de... he llorado un poquito pero no pasa nada!
    Me alegro mucho de que todo vaya mejor y que dure ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pobres!! sería lo máximo para ellos que estuviéramos con ellos en el cole. A esta edad digo, porque de aquí a nada...no nos querrán ver ni en pintura :)

      Eliminar
  2. Me alegro que hayais canalizado tan bien ese nerviosismo.
    A mi con las tardes me pasa como a ti, no me cunden, no me da tiempo a hacer nada con la de cosas que querriamos hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tenemos que reducir la siesta por lo menos a la mitad, que hora y media da para mucho

      Eliminar
  3. Cuánto me alegro preciosa! De todo, del cambiazo y la súper adaptación.
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo misma...no sabes lo que ha llorado hoy al dejarle!!!! ¡cuanto me he acordado de vosotros!!!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Qué bonito lo de cambiar las voces, el pegar etc por unos besazos y abrazotes enormes, es fantastico. Y respecto al cole oye como tú dices si solo llora un pelin no pasa nada porque al recogerle le veis feliz.

    Los mios hacen siesta pero "solo" una horita y media como mucho que si no por la noche no hay diso quien los meta en la cama.

    Besitos y que tengais buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que seguir tu ejemplo en las siestas y de lo otro...la verdad es que es mucho más agradable y oye, funciona, por lo menos a nosotros.
      Un beso

      Eliminar
  5. Yo estoy con la entrada a la escuela de peques (solo tiene 2 años y medio) me ha gustado mucho la solución de los besos y abrazos y me la apunto.

    Gracias y felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apunta, apunta, que por esa fase de pegar pasan todos, creo, quizás también te sirva. La entrada de la peque bien no?

      De nada y gracias!!! jajaja

      Eliminar
  6. Jajaja, tres horas de siesta, qué envidia! Eso es lo que lleo peor del cole de Peque, que allí hacen la siesta temprano y a mi me deja sin poder disfrutar ese ratico con él...
    Sobre la agresiidad, Peque está un pooc igual. Ayer zurró a dos niñas en el cole. Cuando me lo dijo la profe casi me da un chungo, porque nunca lo había hecho. Ella no le dio much importancia, dijo que eran los nervios de empezar y eso...(aunque él va contento y lo jodido es llevárselo de allí!). Cuando nos ha pegado alguna vez lo freno de inmediato, le digo que eso nos pone muy tristes y parece que lo entiende. Cuando sea más mayor y podamos erbalizarlo más probaré tu técnica. Hace años Mr. X fue durante un tiempo a una psicóloga infantil con sus niños y le dijo que cuando alguno estuviese nervioso y quisiese pegar, le diese una almohada para descargar esa ira, que les iba bien ser conscientes de sus emociones negativas y liberarlas sin hacer daño a nadie...
    Vaya tostón te he pegao, jajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de pegar a la almohada lo habíamos probado pero no nos sirvió tanto, así estamos todos más contentos, pero la base es la misma. Reconocer lo que siente y canalizarlo de otro modo, me gusta más hacerlo hacia un abrazo que hacia más violencia.
      Lo de pegar aún cuando nunca lo habían hecho...nos dijeron en el cole que era normal, vamos, lo que te dijeron a ti
      Un besazo!

      Eliminar
  7. Como ves, me he comido la mitad de las letras (en este teclado la v da por culo), pero tú me entiendes, verdad?? Jejeje...

    ResponderEliminar
  8. Me encanta lo del abrazo fuerte, fuerte y el beso!! La verdad es que es increíble como a estas edades son capaces de reflexionar tan rápido, y nosotras poder ¨darles la vuelta¨en ese sentido.
    Si me sucede lo probaré!!

    Lo de comer sin estar ni 1 minuto en la silla, saltar en el sofá y demás... me suena!!!
    Lo que personalmente me preocupa más es comer de pié. Le intento día a día que coja el hábito. Lo demás, acabo pensando... ¡¡¡ sólo son niños !!! jejeje, (( siempre que no se exceda, y sepa que solo debe ser algo puntual, sin molestar a los demás y en su casa)).

    La vuelta al cole parece traumática, yo creo que para nosotras lo es aun más... Aunque como tu dices; nos permite respirar aire fresco... Pero luego salen con esa cara de alegría y contándote ciéntos de historietas como si tuviesen ¨vida propia¨ fuera de la tuya... Entonces te paras un segundo a reflexionar y piensas....
    - mamá ya están aprendiendo a volar solitos....

    un besito enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es maravilloso escuchar esa vida paralela a la tuya, la suya propia.
      De lo de comer...el tema es que de tanto saltar acababa por golpearnos medio sin querer, medio queriendo...y es un estrés. Si no es por eso, por mi como si quiere comer haciendo el pino jajajaja
      Muac

      Eliminar
  9. Qué maravilla de solución le has puesto, bendito "click" en tu cabeza, genial :-)

    Me lo apunto para el futuro que nunca se sabe ;)
    Un beso!!

    Pd. Me quedo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenida y si te hace falta espero que te sea útil.

      Eliminar
  10. Jajaja! Bienvenida al club de las tardes cortas!! Tengo muchas ganas de ver a mi niño favorito (y Blanca ni te cuento) Además, necesito asesoramiento con temas del cumple.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues ahora es más complicado aún...no se cómo puedes vivir a ese ritmo...ya te conté cómo lo llevábamos nosotros. Así estoy como al revés, pero...así es la vida!!
      Cuando nos vemos?

      Eliminar
    2. Ay! mi anglo-parlante, que estás que te sales :)

      Eliminar
  11. Menudo cambio, qué bién!
    Y además esa estupenda adaptación que está teniendo.
    Tres horas! aunque si madruga no me extraña. El tiempo pasa volando y por lo general (al menos a nosotros) no nos da tiempo a hacer todo lo que nos gustaría.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pichí, pichá, que hoy se ha pegado una llantina...
      Y las tardes es que o dan para nada. Y Minerva como va?

      Eliminar
  12. Qué gran mamá tiene David :)
    Besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  13. Alucinada me dejas. Me apunto el truco para cuando llegue el momento.
    Ah, y enhorabuena y a seguir así.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te sirva, o más bien, que no tengas que utilizarlo jajajaja
      Un beso

      Eliminar
  14. Me alegro un montón del cambio y de la canalización de los nervios. 3 horitas de sueño jajaja si es que da pena despertarlos cuando están tan a gusto por las tardes.Buen finde!

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado tu tecnica ninja y tus reflejos para darle la vuelta a la situacion. A ver Si a la proxima la pongo en practica en vez de transformarme en mister Hide.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que va!!!! de reflejos nada...que nos hemos pasado días en versión mister Hide los dos :)
      Menos mal que hizo click
      Muac

      Eliminar
  16. Me encanta la vuelta que le has dado al tema de que te pegue, es admirable. Pero dile que si te vuelve a pegar tendré que bajar a darle un tironcillo de orejas..!!! jajaja es broma!!! Hay momentos en los que no se sabe qué hacer... Mi hija hace dos noches se volvió a tirar el vaso de leche encima y cabreada ella misma se quitó las braguitas y las tiró a la pared de la cocina... Montamos un jaleo en la cocina entre las dos.. Los vecinos debieron alucinar!!! Mi gran pelea con ella es la comida, me desespera, como muy poca variedad y encima muy poca cantidad. Aunque es una niña super sana, alta, con buen peso y para nada se la ve flaca, pero no come. Sentarnos a comer.. uff... no puedo!! Ella come sentada, en su sitio, y no se levanta hasta que termina, ese hábito lo tenemos más que asumido y desde bien chiquitita, pero cada vez come menos y acabo hablándole mal, amenazándola con tirar algún juguete y yo con una ansiedad que me cuesta hasta respirar... Si me pegara seguiría tu ejemplo, ¿que harías tú en mi situación con la comida?
    Lo que estoy haciendo desde hace dos días es no enfadarme, cuando me dice que no se lo va a comer todo y que va a dejar en el plato no le digo nada, solo que en cuanto acabemos los demás de comer que le quitaré el plato, esté como esté y que si no se lo come todo no hay postre. Mantengo mis "amenazas", si no se lo come todo no le doy postre y hasta la merienda no le doy nada más, por mucho que me diga que tiene hambre. Esta noche ha cenado bastante bien para lo que ella suele cenar, dos filetitos de merluza a la plancha, dos tranchetes y un vaso de leche, así que hoy no me quejo.. Pero al mediodía hoy he hecho lentejas, y como ella no come, pues le he hecho un filete de pavo a la plancha y judías blancas. Un platito, no le abundo el plato, pues ha tenido que dejar judías y encima ha comido más porque mi mama se lo iba pinchando en el tenedor... Y es que desde que el gordito come de todo y casi solo, la princesa está con unos celos... Yo ya no sé que más hacer con ella!! Le hago comida que le gusta!!! Y aún y así pone problemas la tía!! En fín... Me desespera!!

    ResponderEliminar
  17. Ay Nui, pues poco te puedo ayudar en lo de la comida, tu sabes que tenemos estilos distintos de crianza jajajaja. Yo si no come pues no come. No te voy a decir que no le insista, pero poco, la verdad. Sé que está sano, que a veces come más y otras menos, va por rachas. También que a esas edades es normal eso que cuentas, así que no me preocupo. A mi me ayudó mucho el libro de Carlos Gonzalez, "Mi niño no me come". Son en su línea, la mía, quizás puedas leerlo y te ayude a reflexionar sobre el tema.
    Suerte y si hace falta ya te aviso para que vengas a darloe el coscorrón jajajaja

    ResponderEliminar
  18. Lo bueno de que tu niño sea mayor es que me va preparando para lo que me pueda encontrar. Tienes una familia preciosa. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Menudo cambiazo!!! y qué enorme alegría!!!, los abrazos, los besos... el amor, hace maravillas ¿verdad?.

    No me da tiempo a comentar mucho más, pero tenía que visitarte =D.

    Muuuchos Besotes!!!.

    ResponderEliminar