Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

25 de abril de 2016

Vidriera de papel. DIY

Nuestro piso es pequeñito y no muy luminoso. Para "engañar" a la vista impera el blanco en la decoración. Muebles, paredes y cortinas. El pasillo pequeñito como todo, tiene una fea puerta que da a un patio interior. Aunque blanca también desde el principio pensé en disimularla y para darle uniformidad al pasillo elegimos el visillo Matilda de Ikea de pared a pared. Ni muy translúcido ni muy opaco y con una sencillísima decoración. Quedaba genial. ¿Qué voy a decir yo? Pero no hay cosa más atrayente para un cachorro que una cortina movida con el viento así que de un día para otro...cortina fuera = pasillo feo.

La parte superior de la puerta era de cristal así que esa cortina también hacía que no nos vieran los vecinos pero sin quitar ni una mijita de luz. Había que buscar una solución para salvaguardar nuestra intimidad, decorar un poco y si además "rellenaba" un poco de nuestro tiempo y era lowcost total, mucho mejor...que no veas el dinero que se va en pienso.

Hacía unos días que había visto en facebook una publicación antigua de Marga de Margarita´s en la que había hecho con su Jamonus una vidriera con papel cebolla y cola. El efecto era muy chulo, fácil y barato. Algo así haríamos. quería algo más limpio que el agua cola. El forro adhesivo de los libros fue la solución.

Así que ¿qué necesitamos?

- Forro adhesivo para libros
- Papel cebolla de colores

El  procedimiento es tan obvio que me da hasta vergüenza explicarlo, pero va:

- Rasgas el papel cebolla en trozos irregulares
- Extiendes el forro adhesivo con la parte que pega hacia arriba
- Pegas el papel cebolla aleatoriamente
- Colocas la falsa vidriera en el cristal con papel celo o con washi tape

En mi caso, para obtener el alto de la ventana uní dos rollos superponiéndolos como un centímetro.

 



Y así de bien ha quedado



20 de abril de 2016

Niño, perro, patinete, parque...adios cirios y volantes

Eooooo!!!!! Hola, hellou, bonjour!!! Qué barbaridad, cuanto tiempo sin pasar por aquí y es que no consigo encontrar un minuto para sentarme al pc y cuando voy a hacerlo tengo tanto que contar que no se por donde empezar y me bloqueo. Así que anotación rápida para ubicarnos...¡¡¡somos uno más en casa!!! El bebé perruno llegó a casa en Semana Santa. Oh yeah! Aquí andamos volcados con Ada, en su adapatación y educación. 

La Semana Santa y la Feria se han pasado en un pis pas, sin apenas hacer otra cosa que disfrutar de ella y adapatarnos a ser uno más. Es pequeña todavía y no puede seguir nuestro ritmo a full pero nos las hemos apañado para hacer alguna salida de esas de matar varios pájaros de un tiro (que fea expersión, por cierto).

Niño, perro, patinete, parque, Costco, compra...planazo. Dice David que ir al skatepark con el patinete "mola mazo" y la verdad es que se echa un rato de lo más agradable allí al solete mientras la perrilla juega se come el cesped.

La primera vez que planteamos ir al skatepark fue dentro de las actividades de Navidad de #alumbrasevilla. Si digo que no sabía muy bien qué íbamos a hacer allí con un par de mocos de 5 y 6 años no miento y es que pensaba que aquello era una zona vetada para los no iniciados. Me sorprendió comprobar que convivían bibicletas, patines, patinetes, monopaties...y gentes de distintas edades y niveles, ese día además había música para rodar y fue toda una experiencia.

Al pollito le gusta llevarse al skatepark su patinete, uno de tres ruedas de Imaginarium que le regalaron los Reyes hace como cuatro años (nos ha salido superbueno el cacharro). Es un invento eso del patinete, no conozco niño al que no le guste y es que es mucho más fácil de manejar que un monopatín y es más versátil que una bicicleta, no ocupa tanto espacio y te lleva a todas partes. Tanto que ya hay también montones de adultos que los usan, si no que se lo digan a la familia Dinamita todos patinizados, que son para comérselos con papas.

Uno de los días de feria pasamos de los volantes y nos llevamos a Ada al skatepark. Allí estuvo el pollito un par de horas practicando el Freestyle Scooter, que así se llama este deporte, de lo que se entera una. Había varios niños con más o menos destrezas subiendo y tirándose por las rampas. David se amigó con uno un poco mayor que él y juntos se metieron en el foso. Lo que uno hacía el otro lo seguía. Me encanta esta forma de aprender entre iguales. Las ganas de ayudarse unos a otros, la de superarse continuamente, ese venirse arriba cuando se consigue un "nuevo truco". Me gusta esto del Freestyle Scooter y si ya pensábamos que tocaba jubilar el viejo patinete que tanto juego le ha dado, ya lo tenemos claro: regalo de cumple asegurado. 

He estado bicheando en la tienda de patinetes y casi me da un pasmo cuando he visto los precios, peeeeero gracias a su guía de compra me ha quedado claro que para empezar, con uno de gama baja vamos apañados. Ya habrá tiempo de invertir más si le sigue pareciendo que mola mazo.

Shhhh a mi la verdad es que me da mucho miedo ver las coas que hacen, sólo pienso en que van a caerse y espazunrrarse, pero intento adoptar la actitud de nuestro amigo J, confiar en el pollito y que sea lo que tenga que ser. Está bien ir con J al skate park, te da una confianza y una tranquilidad que te atreves a intentarlo...que se lo digan a mi culo

Ea, pues me ha pillado mirando la web y ha elegido. Este es el que le gusta, el patinete Scooter Krunk Stomp. Ahí queda para el mes que viene







1 de abril de 2016

Hoy leemos La increíble historia del puntito Chimpún

A este blog pongo por testigo que no empezaremos otro libro gordo de Jerónimo Stilton hasta después del cumple del pollito y es que nos ha tenido secuestrados, literariamente hablando, desde navidades. Qué coñazo. Que no digo que esté bien ni mal, pero la verdad es que se me ha hecho suuuuuuperpesado leerlo a trocitos cada noche. Qué monótono, qué aburrido, qué tostón. Pero oigan que al pollito le molaba eso de leer el mismo libro que se estaba leyendo su compañero LG y tenía un ligero pique de quien iba más adelantado que el otro. 

En realidad hace días, o más bien semanas que lo terminamos, pero estábamos estamos tan agotados que caíamos rendidos sin llegar a hincarle el diente a nada. En cola tenemos varios álbumes ilustrados y hoy por fin hemos llegado con fuerzas para disfrutar uno de ellos: La increíble historia del puntito Chimpún. Tengo que darle las gracias al café que me he tomado en la merienda, que ha hecho que no caiga cao después y tenga un ratito para sentarme al pc. Lo echo de menos ehhhh!



Que el protagonista de una historia sea un punto es un punto. Un punto y final, Chimpún. Nunca lo había pensando, pero es verdad, debe de ser jodido poner fin a todo. Chimpún. No me extraña que el pobre Chimpún anduviera llorando por los rincones, no era para menos. Cortar el punto así debe de ser difícil de llevar. ¿Puede haber algo peor que se un cortapunto?
¡Pero qué punto! apareció Chamchán, otro punto y ¿qué pasa si juntamos a Chumpún y Chamchán? :



Oh yeah!!! Ya no hay final. Dos puntos, la historia continúa, la canción no se acaba, el viaje se alarga hasta no poder más y va llegando el punto final. 


Me ha gustado la idea dotar de entidad a un pequeño ente gramatical. La forma de explicar el concepto de fin y de continuidad a través de estos dos personajes. Aprender jugando como tantas veces me recuerda David que es lo mejor. Un aplauso a Inma Muñoz por haber materializado su idea y haberse atrevido con la autoedición, valiente que es y un ¡bravo! por haber elegido a Vireta para ilustrarla. Ya sabéis que siento debilidad por su trabajo. No me parece nada fácil dotar de personalidad a un punto. Es genial el incremento del color en el punto de inflexión de la historia. La explosión de alegría cuando por fin no es el fin. Y esos pequeños Chimpún terminando los párrafos me han parecido la mar de tiernos y juguetones. 

Ojalá este librito no sea un Chimpún y en equilibrio con un Chamchán Inma y Vir sigan creando historias ortográficas para aprender disfrutando ¿Qué decís? ¿Chim-Chán?

La increible historia del puntito Chimpún distribuida con la editorial Olelibros ya está presente en muchas librerías y se vende en ebook en varios países. Podéis haceros con el ebook aquí y en papel aquí