Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

31 de octubre de 2017

Leer antes de ver (o al revés)

Leer antes de ver, esa es la propuesta que nos lanzan Rayuela y el Festival de Cine Europeo de Sevilla. ¿Cuantas veces has leído un libro y después has visto la película basada en él? A poco que te guste leer te habrá pasado montones de veces. Unas mejores adaptadas que otras pero casi siempre insuficientes. Al menos para mi. Donde esté el libro que se quite la peli.

Ofrecerle esa experiencia a los peques es lo que nos plantéan desde Rayuela, invitándoles a reflexionar sobre los dos lenguajes, el literario y el audiovisual. 


En esta edición del Festival, dentro de la sección Europa Junior se proyectarán en la gran pantalla tres propuestas para los peques: El malvado zorro feroz (Le Grand Méchant Renard), Revoltings rhimes y The jungle bunch. La primera en francés y las otras dos en inglés, todas subtituladas. Así tienen un acercamiento más lúdico a otros idiomas.

Le Grand Méchant Renard se basa en la novela tipo cómic El malvado zorro feroz. Nada que ver con los comics delgaduchos en mayúsculas, este es un señor libro de casi doscientas páginas, con unas ilustraciones muy limpias y ¡oh sorpresa! ¡sílabas trabadas!* con un zorro con sueños de depredador pero con un gran instinto maternal como protagonista.

Revolting Rhymes está basada en la archiconocida obra de Roald Dahl Cuentos en verso para niños perversos, en la que reinventa seis cuentos tradicionales dándoles su puntito canalla tan propio de él.


Si compras en Rayuela cualquiera de los dos libros te regalan una entrada doble para ir verlas al cine. Diversión doble ¿Buen plan, verdad?

Como al pollito va con el cole a ver Le Grand Méchant Renard, le hemos comprado El malvado zorro feroz y ya le hemos hincado el diente. Espero que lo haya terminado antes del día 8 y que pueda vivir eso de poder comparar cuanto hay de igual y de diferente en la adapación al cine de un libro, así que juntos iremos a ver Revoltings rhimes y en este caso lo haremos al revés, pillaremos el libro de la biblio después. Sea como sea pero que lea...eso se merece otro post...si me deja

Pues nada, no digáis que no os he avisado. Daros prisa que queda poco tiempo, que creo que empieza este fin de semana. Ya me contaréis...si queréis

25 de octubre de 2017

Exposición, derechos, necesidad y miedo

¡Qué cosas! Cuando allá por el 2010 descubrí el mundo de los blogs de maternidad encontré en ellos el refugio de muchas madres ante la necesidad de comunicar, de expresar sus inquietudes, sus sentimientos en esa etapa convulsa y revolucionaria que es el inicio de la crianza. No hubiera pensado que al poco yo sería una de ellas. Entré tímidamente con los artículos de la tienda y al nada ya estaba "contando mis cosas" como siempre lo defino.

Me costaba entender cómo personas a las que seguía de repente dejaban de publicar, lo privatizaban y simplemente desaparecían. ¿Qué les pasaría para llegar a eso? Este blog colmaba mi necesidad de contar mi experiencia, de sentirme acompañada, comprendida (o no), a veces juzgada ¿porqué no? Es lo que tiene abrirte al mundo. Digamos mundo porque es así, nunca sabes quién está detrás de la pantalla empapándose de tu vida. La primera vez que me reconocieron por la calle casi me da un pasmo.

Este espacio fue creciendo a la par que mi hijo. Muchas personas lo/nos han visto crecer, evolucionar, tomar entidad como persona él (no quiero con eso decir que no lo fuera ya cuando nació, incluso antes, bueno, ya me entendéis), como otra persona distinta yo, con mi evolución. Entonces no sentía reparos en hablar abiertamente de todas nuestras miserias y nuestras grandezas. hasta que llegó un día que todo cambió. Con nuestra evolución llegaron las dudas ¿tengo derecho a contar esto de mi hijo? ¿le molestará que personas ajenas a nosotros lo conozcan tanto? ¿es justo que lo exponga de esta forma? Con las dudas y las restricciones que por ellas me imponía llegó la falta de ideas. ¿Si no hablaba de mis cosas de qué iba a hablar? Para todo lo demás que no fuérmos nosotros mismos hay miles de blogs por la red, ¿para qué uno más? Ese cariz no cumplía mi necesidad de expresión así que todo dejó de tener sentido. Dejé de escribir, dejé de contar, dejé de estar y desaparecí. Poco a poco, según me lo iba pidiendo el cuerpo. Soy de vivir cada etapa como va viniendo y sentí que mi etapa bloger había llegado a su fin. Tengo que reconocer que abrir blogger me daba grima, estar en redes sociales no me apetecía absolutamente nada, ¿ir a eventos? nanai de la china. Me fui de los grupos de whastapp, dije sistemáticamente no a los post de colaboraciones, jamás de los jamases volvía a entrar en Madresfera, o en Feedly...dejé de publicar en facebook...me olvidé. Y la verdad es que he vivido la mar de feliz este tiempo, pero ahora resulta que ahora que se que no me va a leer ni el tato me gustaría volver a estar por aquí, por mi rinconcito, contando mis/nuestras cosas. No para nadie sino para mi/nosotros pero para eso tengo que hablar con la otra mitad de este espacio, con mi pollito que ya se ha convertido en un...como se llame un pollito semiadolescente (semiadolescente, digo bien, madre mía que ya le ha salido un grano en la frente). Así que lo haré, leeremos algunos post antiguos para que se haga una idea, a ver qué me dice. Si me da permiso quizás VOLVERÉ...

                                                                                                                                                         ...o no

26 de enero de 2017

Verde hierba, amarillo sol. Gafas Siroko

Acogimos con ilusión y ganas el huerto del ampa del cole. Nos entregamos, lo intentamos, pero pronto nos dimos cuenta que aquello era una tarea demasiado demasiado para nosotros. Hacía falta mucha más gente (más tiempo, más entrega) para poder llevarlo en condiciones. Decidí desvincularme cuando fui consciente de no poder dar más de nosostros. Me costó, me dio pena. Me gusta el contacto con la tierra, pasar calor y frío, terminar cansada, con las uñas llenas de mugre y callos en las manos. Me gusta que me duerla la espalda. Qué cosas ehhhh. Me gusta el olor a tierra mojada cuando riegas al atardecer. Me gusta el cri cri de los grillos. Añoro el verano, se nota, ¿no?
Me gustaba hacerme una ensaladita con 15 tomates cherries, coger 6 pimientos y una miniberenjena. 

Como me gusta, quiero que le guste. Como nos desvinculamos quise que volviérmos. El formato ahora era distinto. El ampa ha cedido su (nuestro) huerto para que se lleven a cabo talleres familiares. Un plan perfecto para la mañana del sábado o el domingo y si es con amigos, como en esa ocasión, mucho mejor.

Allí nos fuimos en la primera convocatoria. La pega pegosa es el frío que hacía tan temprano en el huerto. Sol solito caliéntame un poquito. Menos mal que a poco que sube el sol la temperatura se hace más agradable y es que en esta ciudad el sol quema en cualquier época del año. Que se lo digan a mi cara, que como no se estar sin gafas de sol vivo con un antifaz en los ojos dos tonos más claros que mi piel. Apunte mental, comprar ¡¡y usar!! protección solar facial.

No se cómo la gente puede estar al sol sin gafas, no se porqué a David le cuesta tanto usarlas. No tenía ni seis meses cuando ya se las poníamos. No se cuantas ha tenido ya. Las primeras de tiendas de puericultura, después de farmacia. No concivo que use unas gafas con lentes malas. Como es taaaaaan presumido y tiene taaaaan claro su estilo sabía que las gafas de Siroko le iban a encantar.

Las gafas de Siroko destacan por sus colores hipervibrantes y por una terminación suave al tacto que las hace parecer como de goma. Verde hierba, amarillo sol, esas son las suyas, aunque cualquiera de la colección de gafas de sol infantil de siroko le hubiera gustado. Cuando estrenó las amarillas (Lemon) me desternillaba de la risa porque confesaba sentirse supermolón. Hay que ver lo que es usar un complento chulo.

Las verdes (Monster) no se quedan atrás de favorecedoras. Verde hierba, como los puerros que plantaron esa mañana en el huerto después de escardar la tierra. Plantaron además ajos, aprendimos que se hace metiendo un diente de ajo directamente en la tierra y en semilleros plantamos tomates, calabacines y pimientos. 



Independientemente de lo atractivo del diseño de las gafas Siroko, lo mejor es que sus lentes son polarizadas y tienen protección 100% UV. Además no pesan nada y las patillas tienen un muelle que permite que se abran al ponerlas y quitarlas sin que se rompan.

A pesar de todo le cuesta usarlas. Pero si piensa que voy a dejar de ser pesada con esto de usar gafas de sol las lleva clara jur, jur, jur, a ver quien gana.

Volveremos al huerto. Tenemos que ver cómo van los plantones y cómo va evolucioando y tomando color nuestro huertito. A ver si conseguimos reflorecerlo con el cariño de todos





10 de enero de 2017

Elegí mentir

Días antes de Navidad

¿Sabes mamá que Julian también ha visto a los Reyes Magos? Mañana en el recreo vamos a escribir cada uno cómo eran cuando los vimos.
Eso dijo nada más salir del cole. Me había dado una pista que no supe captar. Lo malo llegó antes de la cena, justo en el momento de las prisas, del corre pon la mesa, del llama a las chicas, del lávate las manos...

-Mamá me ha dicho una amiga de quinto que los Reyes Magos no existen. Yo le he dicho que si, que sino ¿quién nos trae los regalos? Dice que nos los dejan los padres (Imaginad mi cara). Yo le he dicho que no. Dice que un amigo suyo puso una cámara y los vio (ajá, ajá con mi cara de incredulidad)
-¿Y tu que crees? (Pensaba que con esa táctica podría librarme)
-Y yo le he dicho que no, que eso no puede ser, que imagina que un regalo cuesta 200€, ¿Cómo van a pagar eso los padres? Eso pueden gastárselo los Reyes, porque son ricos y además magos. (Transquibo la conversación tal cual, porque aunque han pasado ya días no la he podido olvidar)
Y mirándome a los ojos me preguntó:
-¿Verdad mamá que papá y tu no me dejáis los regalos?
Entré en pánico y mirándole a los ojos, en sólo una milésima de segundo, elegí mentirle.
-Verdad que no cariño. En toda su cara.

Fui a esconderme en la cocina, a refugiarme en el momento cena, en mi madre que había oido la conversación, en el whastapp contándole a mi tribu. Y sentí pena por su inocencia comenzando a perderse, odio a esa niña de quinto, vergüenza por haberle mentido, miedo a que todo se acabe, frustación por no haber sabido atajar sin mentir...eso y mil cosas más. 

Y así quedó, flotando en el aire una mentira. Sintiendo que debía volver sobre ello, intentar zanjarlo de alguna manera...por ahora.

Rous me dio la clave para seguir mintiendo pero mejor, y lo hice, en la oscuridad de la noche, siempre es más fácil cuando no tienes que esquivar la mirada. Comencé yo

-Sabes David, creo que ese niño dijo eso porque ha dejado de creer en la magia y no quiere que los demás crean. Y eso es muy triste
-¡¡Yo si creo mamá!! ¡Yo creo en la magia!. Creo que los magos no hacen trucos sino que ensayan, mucho, mucho para conseguir hacer magia. (Me enterneció su deseo de creer)
Además que yo vi a los Reyes. No tenían piernas sino un piquito así debajo, como el de los fantasmas. Y las coronas les quedaban muy, muy justas. Justo a su medida.
-Ajá...tu es que has tenido mucha suerte. La mayoría de las personas no los han visto, así que cada uno se imagina lo que quiere, y esa es SU verdad, porque como nadie los ha visto nadie sabe como son de verdad. Así que no existe LA VERDAD, sino para cada uno la verdad es la suya. ¿Sabes que hay quien piensa que no había tres sino cuatro Reyes Magos? y otras personas piensan que no eran reyes sino reinas magas.
-Claro mamá. Yo me imagino que tienen una capa muuuuuuuy larga y que las tres coronas son iguales pero cada una lleva escrita su nombre. Y que como tienen el piquito así son como fantasmas, por eso pueden entrar en las casas.

Así terminó su alegato de fé y así me quedé dormida con él, queriendo pensar que había elegido mentir por un buen motivo, que mercía la pena continuar y alentar el engaño y sobretodo que cuando llegue el día de decir "te mentí" sabrá perdonarme.


En Navidad

Todo fue como si nada: los nervios previos, la ilusión, el despertar histérico, el ¿cómo sabían que quería eso si no lo pedí? el ¿ohhh justo lo que yo quería? el anda todos han puesto el nombre en los regalos con tampones de letras (ay omá, no se le escapa una). Papá Noel y los Reyes Magos llegaron y se fueron, sin contratiempos...Un año más la mentira continúa, un año más la ilusión continúa. Por eso cuando alguien a su lado dice: "A Fulanita le han traído los Reyes tal cosa la mar de bonita" seguido de un "no se dónde lo habrán comprado los padres" me dan ganas de gritar ¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿PORQUÉ??????!!!!!!!!!!!!!

Si cree es porque quiere creer